Aleix Palau | 26 septiembre 2019

La OBC inaugura temporada con Un réquiem alemán de Brahms y el estreno absoluto de Human ‎Brother de Cruixent

Kazushi Ono dirige el concierto inaugural de la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de ‎Cataluña. La parte vocal vendrá de la mano del Orfeó Català, la soprano Ilona Krzywicka y el ‎barítono Dietrich Henschel.‎

El viernes 27 de septiembre a las 20:00 la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de ‎Cataluña inaugura la temporada 2019-20 en la Sala 1 Pau Casals de L’Auditori con un programa ‎que estará formado por Un réquiem alemán de Johannes Brahms y la obra de ‎encargo Human Brother del compositor Ferran Cruixent.‎

La cita, que estará dirigida por el director titular de la OBC, el maestro Kazushi Ono, contará ‎con el Orfeó Català y las voces solistas de la soprano Ilona Krzywicka y el barítono Dietrich ‎Henschel. El programa se podrá ver nuevamente sábado 29 a las 19 h y domingo 29 a las 11 h.‎

El viernes 27 de septiembre a las 20 h la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de ‎Cataluña inaugura la temporada 2019_20 en la Sala 1 Pau Casals de L’Auditori con un ‎programa que estará formado por Un réquiem alemán de Johannes Brahms y la obra de ‎encargo Human Brother del compositor Ferran Cruixent.‎

La cita, que estará dirigida por el director titular de la OBC, el maestro Kazushi Ono, contará ‎con el Orfeó Català y las voces solistas de la soprano Ilona Krzywicka y el barítono Dietrich ‎Henschel. El programa se podrá ver nuevamente el sábado 28 a las 19:00 y el domingo 29 a las ‎‎11:00.‎
La OBC con el maestro Kazushi Ono, el barítono Dietrich Henschel, la soprano Ilona Krzywicka ‎y el Orfeó Català.‎


El Réquiem de Brahms y la obra de estreno de Ferran Cruixent
El año 2018 fue el 150 aniversario del estreno de Un réquiem alemán de ‎Johannes Brahms, obra capital dentro del repertorio sinfónico-coral de todos los tiempos. La ‎obra, que elude la estructura canónica de las misas de difuntos, apuesta por una escritura de ‎gran expresividad que busca los aspectos más humanos de la muerte.‎

Respecto a Human Brother, se trata de una obra para soprano y orquesta que ha ‎sido encargada por la OBC al compositor Ferran Cruixent y que se estrenará mundialmente ‎durante este fin de semana. En palabras del propio Cruixent, es una obra de un solo ‎movimiento basada en el texto Prayer for the human brother del mismo ‎compositor. Explora la relación entre ser humano e inteligencia artificial en los albores de una ‎nueva generación.‎
‎ ‎
La soprano solista hace el papel de una superinteligencia artificial femenina que viene del ‎futuro para rezar por el hombre, un manifiesto para reflexionar sobre el humanismo que ‎hemos perdido, y a cuestionar si la IA es inteligencia o solo artificio.‎
‎ ‎
Algunos motivos orquestales, melodías y textos están generados empleando el machine ‎learning y transcritos posteriormente a la partitura. Referencias litúrgicas al canto gregoriano ‎se han procesado también utilizando algoritmos computacionales.‎

Esto ha sido posible gracias a la cooperación con el Barcelona Supercomputing Center y el Dr. ‎en física Artur García-Sáez, trabajando para que el supercomputador Marenostrum4 genere ‎sonidos a partir de audio procedente de obras sinfónicas de Ferran Cruixent.‎
‎ ‎
Los músicos también deben utilizar técnicas especiales, como el Cyber Singing (estrenado por ‎primera vez en 2010 en la obra sinfónica de Cruixent Cyborg). Cyber Singing es ‎una voz digital que procede del propio músico e introduce una nueva posibilidad de ‎interacción entre el compositor y el intérprete, estableciendo una comunicación más allá de ‎la partitura.‎

El archivo de audio mp3 preparado por el compositor es interpretado por el músico desde su ‎propio teléfono móvil, un dispositivo que se utiliza habitualmente para otros propósitos.‎
‎ ‎
El epílogo de la obra hace referencia al epitafio de Sícilo, considerada la composición musical ‎completa más antigua que ha sobrevivido, incluida la notación musical, y fechada sobre el año ‎‎200 a.C. En la lápida se encuentra la siguiente inscripción: Soy una lápida, una imagen. Sícilo ‎me puso aquí como signo perdurador de recuerdo más allá de la muerte.‎