COVID-19. Medidas de Seguridad en L’Auditori de Barcelona. MÁS INFO

Aleix Palau | 18 mayo 2022

El Quartet Casals culmina la temporada de Cámara de L'Auditori y calienta motores por la Bienal que inaugurará la próxima temporada

La formación, que celebra este año su 25 aniversario, interpretará mañana el Cuarteto de cuerda n. 15 de Mozart y el Quinteto para cuerdas de Schubert acompañado del cellista Santiago Cañón.

El Quartet Casals culmina la temporada de Cámara de L'Auditori y calienta motores por la Bienal que inaugurará la próxima temporada

El Quartet Casals, una de las formaciones de cámara más internacionales y estrechamente vinculadas a L'Auditori, hará mañana la clausura de la temporada de Cámara con un concierto en la Sala 2 Oriol Martorell.

Este concierto será una previa de lujo de la Bienal de Cuartetos de Barcelona, que comisarían conjuntamente L'Auditori y los Casals y que traerá, del 14 al 18 de septiembre, a algunas de las formaciones más prestigiosas de este campo, como los cuartetos Jerusalén, Ébène o Belcea.

El concierto de mañana y la Bienal serán dos de las fechas clave del Quartet Casals durante este 2022, año en que celebran su 25 aniversario de exitosa trayectoria.

Respecto a las obras del programa de mañana, el Quartet Casals interpretará el Quinteto para cuerdas de Schubert acompañado del cellista Santiago Cañón y el Cuarteto de cuerda n. 15 de Mozart.

Dos meses antes de su muerte, Schubert escribió a su editor para ofrecerle unas sonatas para piano, el ciclo de canciones El canto del cisne y un quinteto para cuerdas. La respuesta de Probst fue reclamar más canciones e ignorar por completo el extraordinario Quinteto para cuerdas, la última obra de cámara —y la única para esta formación instrumental— del compositor vienés.

Schubert añade al cuarteto clásico un segundo violonchelo, en lugar de una segunda viola, un recurso que también había utilizado Luigi Boccherini. Laintensidad emocional y dramática contrasta con el brillo de la tonalidad general de do mayor, que se ha atribuido a un gesto de homenaje a los admirados Mozart y Beethoven, autores de quintetos de cuerda en la misma tonalidad.

Mozart, a su vez, veneraba musicalmente y apreciaba personalmente al gran Joseph Haydn, que a finales del siglo XVIII era el compositor más famoso de una Europa que hervía en el trasiego de la revolución industrial. Los seis Cuartetos rusos, op. 33, de Haydn, impresionaron profundamente a un Mozart ajetreado entre hijos y recitales de piano, que asumió el reto de componer seis cuartetos como respuesta musical de admiración y homenaje al amigo y maestro. El Cuarteto n. 15 es el segundo y el único en tonalidad menor.

Ir al principio