COVID-19. Medidas de Seguridad en L’Auditori de Barcelona. MÁS INFO

Aleix Palau | 17 mayo 2022

El Museu de la Música presenta un proyecto artístico que pone el foco en los retos de la modernidad y enriquece el discurso unitario de L'Auditori

El proyecto de Jordi Alomar tiene por objetivo hacer del equipamiento un centro de referencia en pensamiento y divulgación sobre el hecho musical y el arte sonoro.
Durante la próxima temporada, seis exposiciones nos permitirán acercarnos a las figuras de Felip Pedrell y Sofia Gubaidulina, así como a las pioneras de la música electrónica, además de reflexionar sobre los soportes de grabación.
Nacen dos nuevos ciclos, Trànsits y Guitarres, para mostrar la diversidad de prácticas culturales en Barcelona y difundir el patrimonio organológico del Museo.

El Museu de la Música presenta un proyecto artístico que pone el foco en los retos de la modernidad y enriquece el discurso unitario de L'Auditori

El Museu de la Música de Barcelona, institución liderada desde esta temporada por Jordi Alomar, ha presentado el nuevo proyecto artístico que definirá su actividad en los próximos años.

El proyecto trazado por Alomar plantea una mirada que entiende la historia y la sociedad como resultado de encuentros y procesos transnacionales y complejos. Y estos conceptos se plasmarán en la reorientación de la institución a través de la recuperación de perspectivas que, por diversas causas, han sido olvidadas o menospreciadas, las memorias de la inmigración y de las minorías, la promoción y el reconocimiento de las formas y ecosistemas culturales en tránsito de cada territorio o comunidad y la incidencia de la técnica en la transformación social y cultural.

A todo ello se sumará la revisión crítica de las narrativas y los discursos hegemónicos que se articulan a partir del patrimonio, incorporando las perspectivas de la afectación de la estratificación social, (post)colonialismos, el género y la hibridación social y cultural.

De este modo, el Museu de la Música – Centre Robert Gerhard quiere impulsarse como un facilitador de aprendizajes y como impulsor del pensamiento crítico y de las prácticas de creación e investigación contemporáneas, tanto desde la perspectiva del hecho musical como del arte sonoro. Y convertirse así en el polo generador de valor simbólico de L'Auditori, institución con la que armoniza vínculos artísticos.

Esta tarea pasa por el replanteamiento de la exposición permanente y de las exposiciones temporales, respectivamente, trabajo que ya se ha iniciado en el último trimestre de 2021.


En cuanto a la exposición permanente, el proyecto del nuevo director del Museu de la Música plantea la museografía desde una perspectiva del siglo XXI, yendo más allá del discurso a través de vitrinas y dispositivos unidireccionales e implementando un amplio abanico de posibilidades permitidas por la tecnología actual.

En este sentido, gracias a una subvención del fondo PO-FEDER, se podrán llevar a cabo siete proyectos en esta dirección: la sustitución de la audioguía por unos dispositivos audiovisuales e interactivos portátiles, que permitirán tanto ampliar la experiencia como recibir retroacción por parte de los visitantes, la actualización de la señalética, la actualización y adecuación a una concepción polivalente del área perimetral del Museu, como zona de ampliación y enriquecimiento de la experiencia de visita al Museu, laposibilidad de manipulación por parte de los visitantes de diez instrumentos de la colección (fuera de uso musical por razones de conservación) a través de un dispositivo interactivo que implementa la tecnología del sampleo, la implementación de reproducciones 3D de instrumentos de la colección, con finalidad pedagógica, el incremento de dispositivos de exposición con cajoneras accesibles al público y la adecuación de la escalera de acceso y vestíbulo al Museu como áreas equipadas para la realización de proyectos vinculados con diferentes propuestas museográficas.

Respecto a lasexposiciones temporales, se plantean como una constelación no jerárquica de acciones, dispositivos y programas, que serán el elemento esencial para la identidad del Museu como institución dinámica y contemporánea, y uno de los principales activos en lo que respecta a la afluencia de público.

Por este motivo, el Museu de la Música ha iniciado la adecuación de los dos espacios de exposición temporal existentes (con trabajos actualmente en proceso consistentes en el equipamiento y modernización de las instalaciones para garantizar uso polivalente, y destacando la instalación de un sistema de redistribución modular que permite una docena de configuraciones y distribuciones distintas del espacio). Y está llevando a cabo una línea de trabajo curatorial y de mediación en colaboración con agentes del tejido local, nacional e internacional, siempre dentro del marco del Plan director del Consorci y las líneas de programación coordinadas con la dirección general de L'Auditori.

El Museu de la Música de Barcelona forma parte de L'Auditori, y por tanto, el aprovechamiento de este potencial debe entenderse como un proceso elaborado desde una armonización plena con las estructuras que lo conforman , y entroncado con el proceso de transformación paulatina de la institución de los últimos años, un proceso que garantiza la preservación de la excelencia y la participación ciudadana.

En este sentido, la dirección del Museu de la Música se ha alineado con el relato artístico de L'Auditori. Es así como, bajo el lema Muerte o retorno, que encabeza la temporada de L'Auditori, de octubre a enero podremos ver la exposición La huella de Felip Pedrell, curada por una mesa de comisariado coordinada por Cristina Álvarez Losada, Marc Heilbron e Ilaria Sartori, con ocasión del centenario de la muerte de quien ha sido la piedra angular de la configuración de la modernidad musical en este país, así como una muestra sobre Las fotografías de la Obra del Cançoner Popular de Catalunya. De enero a abril está prevista la muestra Gramofonía. Cápsulas de tiempo y ruido de superficie, comisariada por Anki Toner sobre la vida y la muerte del disco como soporte de grabación sonora.

Además, a lo largo de toda la temporada, habrá tres muestras consecutivas vinculadas a la nueva creación y elaboradas a partir de tres documentales de autor, dedicados, respectivamente, a Xavier Carbonell, en Sofía Gubaidulina y las pioneras de la música electrónica Marianne Amacher y Eliane Radigue.

Otro aspecto que mostrará el trabajo conjunto del Museu y L'Auditori es el nacimiento del ciclo Tráficos, que impulsará las prácticas musicales de culturas tradicionales tanto locales como no occidentales, palo una laguna histórica en la programación artística de la institución.

De esta forma, para la próxima temporada, bajo el sello de Trànsits tendrán lugar diez proyectos, ideados de forma conjunta con la Oficina de Asuntos Religiosos del Ayuntamiento de Barcelona, donde podremos conocer de primera mano las prácticas musicales en los contextos litúrgicos originales de diferentes comunidades que forman parte del ecosistema cultural de la ciudad, y que permite viajar desde las prácticas del Qawwali pakistaní hasta las músicas de iglesia ortodoxa rumana, pasando por los repertorios de transmisión oral del área mediterránea.

Además, con el objetivo de potenciar la colección organológica como apoyo a la programación musical de L'Auditori, el Museu pondrá en marcha el ciclo Guitarres, con un total de seis conciertos que permitirán mostrar la riqueza de esta familia instrumental.

Por otra parte, se fomentarán proyectos de investigación artística y creación sonora a partir de la colección. A modo de ejemplo, Constanza Brncic, Blanca Tolsà y Alfredo Costa Monteiro presentarán Registros evanescitos, que parte del legado de la cultura underground experimental barcelonesa de los 80 desde el fondo del músico y agitador cultural Víctor Nubla. Impulsado en el marco del programa Creació i Museus y con la colaboración del Graner, se podrá ver el próximo mes de julio en L'Auditori dentro de la colaboración entre el ciclo Escenes y el Grec.

De forma paralela, el Museu impulsará la plena integración del arte sonoro en su día a día. Esto se materializará con el inicio de un proyecto de instalaciones sonoras de gran formato en el Foyer de la Sala 1 durante toda la temporada y que serán visitables para todo el público que acceda a L'Auditori. Un proyecto que se iniciará con las instalaciones de Marc Vilanova y de Lolo y Sosaku.

Ente indisoluble del Museu de la Música de Barcelona, ​​el Centre Robert Gerhard tiene previstas dos acciones de cara a la próxima temporada. La primera es una recapitulación y recopilación de la labor realizada durante todos sus años de existencia, para visibilizarla y difundirla adecuadamente, con especial atención a los portales Patrimoni Musical de Catalunya y al proyecto CATICAT. La segunda es dar impulso a proyectos de fomento y difusión patrimonial, en forma de apoyo a producciones musicales (tanto de recuperación como de nueva creación) y del impulso del pensamiento y patrimonio musical a través de una línea editorial.

Ir al principio