COVID-19. Medidas de Seguridad en L’Auditori de Barcelona. MÁS INFO

Aleix Palau | 12 abril 2021

Los hermanos Sheku e Isata Kanneh-Mason debutan como dúo en L’Auditori

El dúo se presenta por primera vez en el Estado español con una selección de obras de Benjamin Britten y del que fue su maestro, Frank Bridge.
Mañana a las 19 h en la Sala 2 Oriol Martorell de L’Auditori de Barcelona

Los hermanos Sheku e Isata Kanneh-Mason debutan como dúo en L’Auditori

Los imparables hermanos Sheku e Isata Kanneh-Mason llegan mañana a la Sala 2 Oriol Martorell de L’Auditori de Barcelona en el que será su primer concierto como dúo en el Estado español. Y es que el público de L’Auditori ya conoce al eminente violonchelista británico, que debutó en la Sala 1 en abril de 2018, justo un mes antes de saltar mundialmente a la fama después de tocar, delante de millones de espectadores, en la boda del príncipe Enrique de Inglaterra y Megan Markle.

Ahora, Sheku vuelve a L’Auditori de Barcelona acompañado de su hermana, la pianista Isata Kanneh-Mason, para explorar una relación creativa fascinante y compleja: la del maestro con su alumno. Frank Bridge, el maestro, fue violista en diversos cuartetos y director de orquesta antes de dedicarse plenamente a la composición. Benjamin Britten, el alumno, fue una figura central de la música inglesa y europea del siglo XX.

Las cuatro obras del concierto revelan diferentes caras de la creación. La Sonata para violonchelo y piano en dos movimientos, escrita entre 1913 y 1917, es el puente entre una estética inocente y despreocupada y las angustias de la Gran Guerra, que afectó profundamente a Bridge.

En contraste, escucharemos el brevísimo Tema Sacher de Benjamin Britten, escrito para un proyecto colectivo que el violonchelista Mstislav Rostropóvich encargó a diversos compositores en homenaje al director suizo Paul Sacher. Volvemos a Bridge para escuchar la Spring Song, extraída de las Four Short Pieces, como si fuera una obra independiente, y la Mélodie y el Scherzo, que es la revisión de una obra anterior. La Sonata para violonchelo de Britten, una de las cinco obras que éste le dedicó a Rostropóvich, cierra el círculo.


Ir al principio