COVID-19. Medidas de Seguridad para acceder a L’Auditori de Barcelona. MÁS INFO

A través del programa social Apropa Cultura, L’Auditori de Barcelona destina un 2 % del aforo ‎de temporada de su programación habitual de conciertos a entidades sociales que trabajan ‎con colectivos en situación de vulnerabilidad, ya sea por discapacidad o por riesgo de ‎exclusión social, a un precio de 3 € por persona.‎

Nacido en L’Auditori de Barcelona en el año 2006, Apropa Cultura abre actualmente las ‎puertas de más de 120 equipamientos culturales de toda Cataluña a las personas atendidas ‎por entidades sociales. Además de los conciertos de L’Auditori de Barcelona, el programa ‎facilita la asistencia a espectáculos, visitas, talleres y actividades en teatros, auditorios, ‎festivales, museos y espacios singulares, así como formaciones artísticas Educa amb ‎l’Art a educadores/as sociales y formaciones artísticas en accesibilidad y diversidad a técnicos ‎culturales.‎

Si conocéis alguna entidad social y deseáis que disfrute de las propuestas culturales a partir ‎del programa Apropa Cultura podéis encontrar toda la información aquí.‎

Más allá de la asistencia a conciertos, L’Auditori Apropa propone dos actividades ‎participativas dirigidas a colectivos que por sus características tienen dificultades para ‎compartir un concierto con el resto del público:‎

Una mañana de orquesta: se trata de un taller participativo dirigido a ‎entidades que trabajan con personas afectadas de Alzheimer y ‎también a colectivos con discapacidad intelectual, ‎trastorno del espectro autista o personas que conviven con un trastorno mental.‎

Desde 2018, L’Auditori Apropa organiza con la Banda Municipal de ‎Barcelona el ciclo La Banda ens Apropa, conciertos ‎especialmente pensados para público adulto en un horario de mañana entre semana que a ‎menudo no pueden disfrutar de los conciertos en el horario habitual. Para favorecer el ‎bienestar de todo tipo de colectivos, las normas relacionadas con el ruido y el movimiento en ‎la sala son más relajadas y también puede haber pequeños ajustes en la luz, el sonido, etc. ‎Estas sesiones reducen los niveles de ansiedad y convierten el concierto en una mejor ‎experiencia (personas con Alzheimer, personas con autismo, personas con dificultades ‎cognitivas, etc.).‎

Otros eventos