Aleix Palau | 6 junio 2019

Un estudio determina que Joan Manén fue el primer violinista en grabar los conciertos de Beethoven, ‎Bruch y Mendelssohn

El descubrimiento es fruto de una investigación de cuatro años realizada por Jaume Ayats y ‎Sara Guasteví con la colaboración de Enric Giné. Los archivos sonoros de estos conciertos se ‎encuentran repartidos entre la Biblioteca del Museu de la Música, la Stats Biblioteket de ‎Copenhague y la Deutsche Nationale Bibliothek de Leipzig.‎

El Museu de la Música de Barcelona ha determinado que el primer intérprete que grabó la ‎integral de conciertos para violín de Ludwig van Beethoven, Max Bruch y Felix Mendelssohn ‎fue el virtuoso violinista catalán Joan Manén (1883-1971).‎

Esta conclusión es fruto de una investigación de cuatro años que han llevado a cabo desde el ‎Museu de la Música de Barcelona su director, Jaume Ayats, y su bibliotecaria y ‎documentalista, Sara Guasteví, con la participación del sonólogo Enric Giné.‎

Colaboración con otras instituciones europeas
Los ejemplares físicos de los discos se encuentran repartidos en varias instituciones europeas. ‎En el Museu de la Música de Barcelona conservamos tres ejemplares de regalo del concierto ‎de Beethoven, un disco comercializado de los tres que completan Mendelssohn (versión de ‎‎1921), y dos de los tres de Bruch.‎

En Barcelona, la Biblioteca de Cataluña conserva una digitalización de las partes 3-4-5-6 (dos ‎discos) del concierto de Beethoven, pero no los discos físicos de donde procede. La ‎digitalización de las partes 3-4 han completado los discos de regalo conservados en el Museu ‎de la Música.‎

La Stats Biblioteket de Copenhague conserva la versión completa del concierto de ‎Mendelssohn, que fue grabado en 1931 en Hayes, mientras que el concierto de Bruch ‎aparece completo en la Deutsche Nationale Bibliothek de Leipzig. Se trata en este caso de ‎una grabación de 1921 realizada también en Hayes.‎

Encontraréis el estudio completo en este enlace.‎


Acerca de Joan Manén
El Museu de la Música conserva un valioso fondo del compositor barcelonés Joan Manén ‎‎(1883-1971), quien también destacó como uno de los violinistas europeos más virtuosos en el ‎inicio del siglo XX. El legado de Manén incluye, además de partituras y manuscritos originales, ‎el violín con el que, en 1904, inauguró en Berlín una exitosa trayectoria internacional como ‎concertista. En 1964, el propio Manén dio al Museo este violín, construido por Étienne Maire ‎Clarà hacia 1890.‎

De formación esencialmente autodidacta, a los siete años ofreció su primer recital de violín. ‎Aquel recital fue el inicio de una importante carrera musical que lo llevó a destacadas ‎actuaciones en importantes centros musicales y donde tocó junto a nombres como Pau ‎Casals, Richard Strauss o Antonin Dvořâk, entre otros, y trabajó con directores como Bruno ‎Walter y Clemens Krauss. ‎

En 1900 inició su carrera compositiva con la realización de una extensa obra que incluye ‎óperas, música orquestal, música de cámara y sardanas. Esta obra denota una fuerte huella ‎del posromanticismo germánico, en especial de la música de Richard Strauss. Desde 2011 ‎existe la Asociación Joan Manén que impulsa y reivindica su obra.‎